04. El Pacto de la Liberación

North - Capitulo 4 – Liberando la Tierra: ¿Regeneración o Revolución?

 

Capitulo 4

 

El Pacto de la Liberación

 

Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque el te da el poder para hacer  las riquezas, a fin de confirmar  su pacto que juro a tus padres, como en este día. Mas si  llegares  a olvidarte  de Jehová  tu Dios y anduvieres en pos de dioses ajenos, y les sirvieres y a ellos te inclinares, yo lo afirmo hoy contra vosotros,  que de cierto  pereceréis.  Como las naciones  que Jehová  destruirá  delante  de vosotros, así pereceréis,  por cuanto  no habréis  atendido a la voz de Jehová vuestro Dios” (Deuteronomio 8:18-20).

 

La  religión  bíblica  es  la  religión basada   en  el pacto.  Así   como   la  esclavitud,  el   pacto   es   un concepto  ineludible. Nunca  es  una   cuestión  de “pacto frente a no  pacto.  Pero  si una  cuestión de ¿pacto con  quien?

 

La  Biblia enseña   que   hay   cuatro   pactos:   el personal,  el familiar, el eclesiástico,  y el civil. Cada uno es marcado por lo que los  teólogos  llaman  un juramento  de  maldición propia”.  Tal  juramento invoca la ira de Dios sobre la persona que  jura si esta desobedece  el pacto. Dios  mismo  estableció  un pacto   con  Abraham,   cuando  corté   animales    e n pedazos  y caminí  en medio de  ellos. Esto  significo la certeza de que Dios seria  fiel a las condiciones de su pacto con Abraham, con tal fidelidad que si  el violaba  el pacto, seria  cortado  en pedazos, como los animales  (Génesis   15:7-  21).

 

Generalmente   un  individuo  no  hace   tal pacto directamente delante  de Dios, excepto cuando hace un juramento a Dios (Números 30), pero Adán hizo tal juramento  implícitamente  cuando  Dios lo  coloco bajo el pacto de la vida. El no debía  comer del árbol del conocimiento del bien y del mal. El  comió.  El rompió  el juramento e hizo que todos sus herederos estuvieran  bajo  ese  mismo  juramento.  La  ira  de Dios  esta sobre nosotros,  a menos que  aceptemos  el sustituto de Dios,  Jesucristo,  quien  acepto la ira de Dios  sobre lo  mismo.

 

Otras instituciones son de  contrato o instituciones de fraternidad, pero no  basadas  en un pacto. Solo tres instituciones poseen el derecho ordenado por Dios para imponer  juramentos de compromiso delante de Dios: la familia, la iglesia,  y el estado. Es por esto que los juramentos de  maldición   propia hechos  por  sociedades  secretas no son   bíblicos. Ellos son un  intento de Satanás para establecer pactos no-bíblicos.

 

Sin un vinculo - y  por esto quiero decir un vinculó judicial y personal  - con Dios por medio de un  pacto licito,  ni el individuo ni una sociedad pueden sostener el dominio a largo plazo. Por esto nosotros  necesitamos entender los pactos verdaderos y los falsos.   Cuando entendemos los  pactos, nosotros podemos entender mejor la esencia de la guerra  ética  en que  estamos.

 

El pastor Ray Sutton discute persuasivamente en su libro sobre el pacto, Que Tu Puedas Prosperar (1987) que hay una estructura de  cinco partes del modelo de pacto  tanto del Antiguo  Testamento así como en el Nuevo Testamento.  El  Profesor  Meredith Kline  descubrió esta estructura en el Libro de Deuteronomio, aunque difiere un poco con lo de Sutton, pero el no prosiguió con las repercusiones en este.  Sutton lo hizo.  He  aquí el bosquejo de la estructura del  pacto a través de la Biblia:

 

1. La Trascendencia/ Inmanencia  (presencia de Dios)

2. Jerarquía / Autoridad  (sumisión)

3. La Ley / Dominio  (estipulaciones)

4.  Juicio / Juramento  (sanciones)

5.   Herencia / Continuidad  (supervivencia)

 

Este lenguaje puede parecer un poco técnico. Vamos  a  usar  unos  términos que  suenen más prácticos.

 

1.  ¿Quien esta encargado aquí?

2. ¿A quién me reporto yo?

3. ¿Cuales son mis ordenes?

4.  ¿Que recibiré  si  obedezco (desobedezco)?

5. ¿Tiene esto futuro?

 

Tal vez esto no parezca  ser una visi6n revolucionaria,  pero si lo es. No me es posible ni reproducir aquí  todos sus argumentos que favorecen  esta interpretación  ni discutir todas sus aplicaciones.   No obstante,  necesito  revisar  este  bosquejó,  y  entonces compararlo  con la  versión de Satanás,  porque Satanás tiene también una estructura de pacto muy semejante.

 

La  Estructura del Pacto

 

 Tanto Kline como Sutton mantienen que esta misma  estructura se encuentra  en  los  tratados “suzeranos  del  mundo antiguo.  El  rey  (suzerano) anunciaría inicialmente    su  soberanía sobre una nación,  exigía  lealtad,  impondría sanciones contra la desobediencia, ofrecería  protección  por la obediencia, publicaría  un código de leyes, y establecería el  orden  de  sucesión.   Sutton  cree que estos tratados, eran simplemente  imitaciones de una  estructura fundamental del gobierno humano que es inherente en la  relación  del  hombre  con  Dios.

 

1.  Transcendencia /  Inminencia  (Presencia de Dios)

 

La herejía del deísmo mantiene que Dios esta tan por encima de su creación que ya no  tiene ningún contacto personal con ella. El la comenzó, casi como un  relojero da cuerda a un  reloj,  pero entonces  El no intervine más en ella.  Dios es enteramente impersonal a su  creación  en la historia.

 

La herejía del panteísmo  argumenta que Dios es idéntico con su creación, y se sumerge en ella. El no la puede controlar porque El es parte de ella. El no es soberano sobre   ella.   Este dios, también, es impersonal.

 

La Biblia rechaza  ambas opiniones: La  trascendencia  impersonal  total  y  la  inminencia  impersonal total.

 

La  Trascendencia Bíblica

El Señor es el Creador. Por lo tanto, El esta por encima de su creación y es radicalmente   diferente a ella. El no comparte una existencia común con ella. En  Génesis 1:1 leemos, “En el principio creo Dios los cielos y la tierra.” El es el Dios Creador.  El no es parte  de  la  Creación. De  este  modo, la Biblia anuncia la distinción  entre el Creador y la creación. Esta distinción es fundamental en cada aspecto de la vida.  Dios no debe de  ser confundido con su creación de ninguna manera. El no es parte de una “cadena   existencial  hipotética con su creación. Como el Salmista lo expresa:

 

Porque ti, Jehová,  eres excelso sobre toda la tierra; Eres muy exaltado sobre todos los dioses” (Salmo 97:9).

 

 Jehová en  Sion es grande, Y exaltado sobre todos los pueblos  (Salmo 99:2).

 

Quizás los versículos cruciales en la Biblia que tratan sobre la trascendencia de Dios se encuentran en Isaías 55:8-9:

 

“Porque mis pensamientos no son vuestros  pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová  Como son mis altos los cielos que la tierra, así son mis caminos  mas altos que vuestros caminos, y mis pensamientos mas que vuestros pensamientos.”

 

 Los que estén familiarizados con los escritos del filósofo cristiano  Cornelius Van Til  reconocerán que la distinción entre el Creador  y la creación es el punto de partida de Van Til: la soberanía de Dios y como resultado la no autonomía del hombre. Van Til ha  ofrecido un enfoque de la apologética  (la defensa intelectual de la fe) que comienza y termina con Dios y la revelación de Dios de Si mismo en la Biblia. Hemos de comenzar todos de nuestros pensamientos con la idea de que el Dios de la Biblia tiene control  sobre todo.  Sabemos  que todos los inconversos (anti-cristianos) resisten a este requisito intelectual.

 

Esta es una diferencia muy importante entre los dos tipos de teología de la liberación.  La versión bíblica  insiste que los hombres llevan cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo, a la  Biblia. La versión marxista  insiste que la humanidad se somete a las supuestas “fuerzas impersonales” de “la historia dialéctica”.

 

La Presencia Bíblica

 

Dios no esta por encima del hombre simplemente en cuanto a su ser.  El está cerca del hombre en cuanto a su presencia. Dios esta presente en todas las partes de la creación. El es omnipresente. El es inminente, no Solo trascendente.  Salomón  anunciti:

 

Pero ¿es verdad que Dios morara sobre la tierra? He aquí que los cielos, los cielos  de los cielos,  no te pueden contener;  ¿cuanto menos esta casa que yo he edificado?” (1a Reyes 8:27) Aun más poderoso es el Salmo  139:7-10:

 

“¿A donde me iré de tu Espíritu? ¿Y a  donde huiré de tu presencia? Si subiere a los cielos, allí estás tú; Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tu estas. Si tomare las alas del alba  y habitare en el extremo del mar, Aun  allí me guiara  tu mane, Y me asirá tu diestra.”

 

Cerca  y  lejos, alto y  bajo, en el cielo y en el infierno, Dios  esta presente con  su creación.

 

¿Soy yo Dios de cerca solamente, dice Jehová,  y no Dios desde muy  lejos? ¿Se ocultará  alguno, dice Jehová,  en escondrijos que yo no lo vea?  ¿No lleno yo, dice  Jehová, el cielo y la tierra? (Jeremías 23:23-24).

 

Esto es un aspecto crucial del pacto de Dios. Es uno que Satanás como  criatura, no posee.  Satanás no es omnipresente; no es inminente ni trascendente.  Es por esto que   Satanás necesita  (y nunca obtiene) seguidores que entiendan completamente su voluntad y le obedezcan perfectamente.  Es por esto que el aspecto crucial del pacto de  Satanás es la jerarquía, que es la segunda parte del pacto de Dios.

 

2.  La  Jerarquía / La Autoridad  (sumisión)

 

El  segundo  principio  del  pacto  es  el de la jerarquía /  la autoridad.  El Rey de la  creación se presenta delante de los hombres y demanda que ellos se sometan a El.  Dios  requirió que Adán le obedeciera. La relación  entre Dios y  el hombre es, por lo tanto, una de orden y obediencia. El pacto es, por lo tanto, un  vinculó. Es una relación  personal entre individuos series. Debe ser una unión. Pero esta unión no es oncológica.  No es una unión de “existencia  común.  Dios no es un ser panteístico. Los  hombres no  evolucionan  en Dios (como las religiones oriental). El pacto establece una relación personal basada  en la autoridad y  la sujeción.

 

Cada persona es enteramente responsable delante de Dios.  Dios no necesita ninguna   institución intermedia  para darle órdenes a alguien.  Ninguna persona se levantara delante de Dios en el día del juicio con un comité de pecadores a su lado para tomar parte de su culpa.  Así es que Dios construye una jerarquía de abajo hacia arriba.  El  trata con cada  persona  individualmente.  Las instituciones sociales,  por lo tanto, no deben usurpar la función de Dios como el Creador y el Sustentador.  Los hombres han  de cometer sus  propios errores y éxitos. Cada  hombre debe de ocuparse de su salvación  (o condenación)  con temor y temblor (Filipenses  2:12).

 

Los  hombres Solo pueden juzgar a otro hombre cuando éste comete una maldad pública.  Pero ellos no deben darle órdenes como si fueran seudo dioses.  No han de   darle órdenes extensas y controlarle  constantemente. Eso es trabajo de  Dios,  no del hombre.

 

Así que la jerarquía de Dios produce la Libertad social. Alivia a la humanidad de  cualquier autonomía  pretendida de la soberanía  total de Dios. Los hombres no deben  esforzarse  para crear  jerarquías que predestinan.  Ellos  pueden dejar a  su prójimo  en paz, mientras las leyes institucionales de Dios sean obedecidas en  público.

 

3.  Ley / Dominio (estipulaciones)

El  tercer  aspecto  del  pacto  es su  calidad  ética. Las condiciones de la  sujeción  son éticas.  La unión entre los que guardan el pacto y Dios es una unión ética.  La división  entre los que rompen  el pacto y Dios es igualmente  ética: ellos son rebeldes contra la ley de Dios. La caída de  Adán en el  pecado no sucedió porque le faltó esencia, algún  aspecto de “existencia”.   El fue creado perfecto. El  cayó  intencionalmente.  El  sabia exactamente lo que estaba haciendo. Pablo escribe,  Adán no fue engañado” (la Timoteo 2:14a). Este  énfasis  en la ética  separa  la religión bíblica de la pagana.  El  hombre debería de ejercitar el dominio,  pero no el poder autónomo. El no debe buscar el poder a través  de la magia, ni por tratar de manipular a Dios o al universo. El dominio se basa en la adherencia a la ley de Dios — Cristo, perfecta y definitiva, y los hombres, subordinada y progresivamente. Por eso la ética se opone a la magia.

 

4.  Juicio / Juramento (sanciones)

El cuarto aspecto del pacto es  su carácter judicial. La esencia de la madurez es la  habilidad  del hombre para dar juicio que honre a Dios. Dios da el juicio definitivo;  el hombre debe dar un juicio análogo  — juzgando a los eventos como criaturas de Dios, pero siempre teniendo en  cuenta los preceptos de  Dios  (Sus  leyes). Durante la semana de la creación, Dios dijo, “Es bueno  después de cada día. El  evaluó  su  propia obra, y El dio un juicio verbalmente. Dios es el Rey supremo, pero también  es el Juez supremo. Cuando El declara a un hombre inocente, por causa de Su gracia a la persona  por  medio del regalo de fe salvadora, en ese memento Dios le imputa la justicia de Cristo.  Sin la declamación de Dios de la salvación, que quiere decir que sin la imputación de la justicia de Cristo para vencer la imputación del pecado de Adán, no hay salvación.

 

Cuando un  pacto es establecido,  los hombres recuerdan tanto las bendiciones como las maldiciones  asociadas con ese pacto. Hay promesas y juramentos.  Hay rituales  del pacto. Hay  señales y sellos  visibles.  Vemos esto en la iglesia (el bautismo, la Santa Cena), la familia  (la boda), y en el gobierno civil (los juramentos que toman oficiales civiles).

 

5.  Herencia / Continuidad  (supervivencia)

Finalmente,  está el aspecto de la herencia y  la legitimidad  del pacto. Hay  principios  específicos en el pacto que gobiernan la transferencia  de  las bendiciones de Dios a la  próxima  generación.  En otras  palabras,  el pacto se extiende con  el tiempo y a través  de las generaciones.  El pacto es un lazo que une el  pasado, el  presente, y el  futuro.

 

Tiene repercusiones en las perspectivas del tiempo de los hombres. Por eso la gente que es fiel al pacto hace caso al  futuro terrenal después de la muerte. También esta gente respeta el pasado.  Por ejemplo, ellos asumen  que  las condiciones del pacto en principio no cambian.  Al mismo tiempo, ellos saben también que tienen que ser  diligentes en buscar como aplicar las condiciones  éticas fijas del pacto en nuevas situaciones históricas.  Ellos respetan  los credos históricos,  y son  también    defensores del progreso.  Ellos creen en el cambio dentro de las condiciones éticas fijas del  pacto.

 

Dios  desheredó  a Adán por causa de su pecado. El  segundo Adán, Jesucristo, ha   establecido de nuevo esta herencia perdida por incumplimiento, y ahora la gracia de Dios transmite esta herencia a los hijos adoptados en la  familia  de Dios (Juan 1:12). La riqueza del pecador  está guardada para el justo (Proverbios 13:22a).
 
 

 

El Pacto  Falso de  Satanás
 

Cuando  Adán y Eva comieron la  fruta prohibida,  ellos  tuvieron  una  cena  de   cornuni6n con  el diablo.  Esto es lo que Pablo dice que nosotros no debemos hacer  como cristianos   (1 Corintios 10). Para cenar con el dios de una persona, la persona tiene que estar en pacto con ese dios.  Por eso en muchas sociedades paganas, o en  sectas satánicas de sociedades cristianas, se hace pactos entre el demonio local (o  Satanás) y los miembros de las sectas.

 

Examinemos la estructura del pacto de Satanás:

 

1. La Trascendencia / Inmanencia  (presencia)

2. La Jerarquía / Autoridad  (sumisión)

3. Anti-éticas / pro - magia    (manipulación)

4.  Juicio / Juramento  (sanciones)

5.  Herencia / Continuidad   (supervivencia) .

 

No es sorprendente que sea muy similar al pacto Dios.

 

1.  La  Trascendencia / Inminencia (presencia)

La primera punta es una mentira.  Satanás posee poder aunque posea menos poder que  el que poseyó antes de la muerte, la  resurrección,  y la ascensión de Jesucristo, y antes de la venida del Espíritu Santo en Pentecostés.  Satanás nunca ha sido Dios. El  nunca ha poseído la omnipotencia, la omnisciencia, ni la omnipresencia. El posee el poder que se le ha delegado para propósitos  limitados (Job 1). El sabe muchísimo,  pero no lo sabe todo. Desde el Calvario,   en  principio  la  cabeza  de  Satanás ha quedado  aplastada  (Génesis 3:15). Es una criatura; no puede  estar en todas partes a la misma vez.

 

Los santos de Dios tienen acceso inmediato a Dios por medio de la  oración. Eso es lo que quiere decir  “santo”: una  persona que  tiene acceso  al santuario. Jesús se sienta a la diestra de Dios;  el Espíritu Santo expresa oraciones por nosotros. Los seguidores de  Satanás no poseen nada comparable a este tipo de acceso directo y universal a su dios, porque  Satanás solo puede estar en un lugar a la vez.

 

2.  La Jerarquía / Autoridad  (sumisión)

Como el primer punto es una mentira,  Satanás tiene que confiar mucho en su  régimen jerárquico.  Los  demonios  subordinados le proporcionan información.  Presumiblemente,  también los humanos subordinados lo hacen.  Satanás necesita una  orden jerárquica  de una forma diferente de la que Dios emplea.   Dios usa una vía jerárquica  en la historia, pero El no la necesita. El no depende de los hombres ni de los  ángeles para ejercitar su poder,  conocimiento, y autoridad.

 

El  problema de Satanás es que el necesita  su propia vía jerárquico.  Necesita funcionar  como  una opción al poder perfecto y al conocimiento de Dios. Para imitar la omnipotencia y omnisciencia de Dios,  Satanás tiene que imponer la amenaza del juicio. El es una criatura, pero para mantener su reino, necesita  el poder de Dios.  Así es que, tiene que imponer su poder selectivamente —no todo a la vez ni por todas partes, pero  lo hace lo mejor  posible,  a veces directamente pero por lo general lo hace de lejos por medio de sus seguidores.  Ningún principio de limitación  puede interponerse en su camino.

 

Entonces, el reino de Satanás es un reino edificado de arriba hacia abajo. Por su naturaleza es un reino de tiranía.

 

Lo muy común entre los regimenes comunistas es una red de informantes de manzana, informantes de apartamento,  e incluso niños informantes.   Cada palabra y acción  del ciudadano debe ser controlada, para estar seguros de que todos se conforman con la posición  más reciente del Partido Comunista. ¿Por que  ejerce  todo  este  control?  Porque  Satanás no confía en nadie bajo sus ordenes.  El es un rebelde; sus subordinados son también rebeldes. El conoce sus motivos.

 

El  necesita  información  completa.  Todos  están presionados para informar sobre todos los demás. Nadie puede confiar en nadie. Esto los reduce a todos a una  condición  de  esclavos.   Cada  persona anda dependiente de lo que sus superiores le digan, pero significa que al mismo tiempo uno esta en el poder de subordinados mentirosos. La mentira se convierte en un estilo de vida; tal vez sea la forma principal de rebelión en la sociedad de Satanás.  Por mentir, la gente trata de  escapar del control. La sociedad  entera, de arriba hacia abajo, y de abajo hacia arriba,  está basado en el engaño.  Satanás  es un mentiroso;  él construye un reino de mentiras.

 

3.  Anti-Éticas / pro-magia  (manipulación)

Satanás  busca sobre todo el poder, al igual que sus seguidores. Para ganar poder,  ellos  necesitan violar la ley de Dios.  Ellos no pueden hacer esto perfectamente.  Dios los  refrena. Además, cualquier criatura que niega la ley entera no puede ejercitar poder.   No se puede manejar un ejecito o una revolución sin una vía jerárquica;  es imposible. Pero una  vía jerárquica  requiere algún  tipo de ley.  Por ejemplo, cuando Stalin  despidió  a sus oficiales más altos del Ejército Rojo al final de los años 30, eso le debilitó  tanto a Stalin que las fuerzas de Hitler casi derrotaron al ejecito soviético en la segunda mitad del 1941.

 

Satanás  no reconoce  principios fijos, porque los principios fijos son  característicos de Dios. Satanás es el evolucionista original. El ha buscado siempre el poder sin las restricciones de la ley. Todos los regimenes humanistas  predican el relativismo.  No existen morales fijas, ni ninguna otra ley. El humanista dice que la ley cambia según las circunstancias actuales.

 

Lo que Satanás ofrece en lugar de la ley es la magia. Su pueblo trata de ganar el poder, pero no por la obediencia a las leyes éticas de Dios, sino por manipulación mágica  o por la tiranía política. Usan formulas, conjuros, u otros  rituales.  Ellos manipulan a la gente por el uso de símbolos demoníacos. Rechazan el tercer punto bíblico del pacto, la ética permanente.

 

4.  Juicio / juramento (sanciones)

La Biblia dice que la iglesia juzgará a los ángeles (la Corintios 6:3).  Satanás resiente esto. Por esto procura imponer el juicio terrenal antes del juicio final. El trata de imitar a Dios. Dios recompense a algunos y manda a otros al infierno.  Satanás imita esto.

 

Los  gobiernos  satánicos invariablemente imponen la tortura. Establecen  ntimeros  grandes de campamentos para  prisioneros, “centros de re-educación,” y otras instituciones de terror. Satanás crea en la tierra  .una imitación  parecida  al infierno no solo para aumentar su poder, sino porque desea imitar a Dios. Pero no puede competir con Dios. El Solo puede matar el cuerpo, no el alma. Quiere que todos los hombres teman sobre todo a la muerte terrenal.  Esto  es el opuesto del  reino de Cristo. Jesús   dijo:

 

Lo que os digo en tinieblas,  decidlo  en la luz; y lo que oís al oído, proclamadlo  desde las azoteas.  Y no teméis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed  mas bien a aquel que puede destruir el alma  Y el cuerpo en el infierno” (Mateo 5. 10:27-28).

 

5. Herencia / Continuidad  (supervivencia).

 

Satanás  quiere edificar su reino. Para hacer esto tiene que aumentar su poder año tras año, generación  tras generación.  Pero El no puede hacer esto. Dios siempre aborta los reinos de las tinieblas.

 

Porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a  millares  [de generaciones – G. N.], a los que me aman y guardan mis mandamientos (Éxodo 20:5-6).

 

Satanás necesita  acelerar  el proceso.  Tiene  que correr riesgos inmensos,  así como los jugadores y deudores lo hacen. Tiene que hacer en unos  pocos años lo que la  predicación  constante del evangelio puede alcanzar en siglos.  Así  que, los reinos de Satanás  siempre se desploman,  mientras que la cultura cristiana sigue extendiendo su  influencia.

 

Satanás  no puede ofrecerle a sus seguidores una herencia a largo plazo para sus hijos,  Dios si puede ofrecer a sus seguidores una herencia a largo plazo para sus niños. El pueblo de Dios puede confiar en el futuro a largo plazo.  Los seguidores de Satanás no pueden. El pueblo de Dios este orientado hacia el futuro;  el pueblo de  Satanás solo lo puede cuando es influenciado fuertemente por la perspectiva  cristiana.

 

Resumen

El dominio viene por el pacto. El poder también viene así. El pacto de Satanás es una pobre  imitación del pacto de Dios. El tiene que alcanzar por la revolución violenta,  por  el robo, por la tortura,  y por altos riesgos, lo que el pueblo de Dios puede alcanzar  por  el trabajo duro y constante, por el ahorro, por la fidelidad, por la honestidad, por la seguridad, y por la oración.

 

El reino de Dios es muy diferente al reino de Marx.  Cuando los comunistas asumen el poder donde sea, imponen su pacto de poder. Imitan a Dios al tratar de  acelerar los procesos  de la historia. - Trabajan rápido, porque Satanás  tiene poco tiempo (Apocalipsis  12:12).  Ellos  estén  condenados en la eternidad y condenados en la historia, pero continúan la lucha contra los  limites de la  creación de Dios.

 

El hecho de que hoy  día se han  esforzado  por adoptar  el lenguaje bíblico para avivar una esperanza nueva y una vitalidad nueva en su programa de conquista mundial  testifica del poco tiempo que les queda, y de  qué dependientes  estén de las categorías bíblicas.  Satanás es un ladrón,  un mentiroso, y un imitador. Los cristianos  trabajan  con la verdad. El futuro les pertenece a ellos, no al Marxismo.
 
 
 

 

En  resumen:

 

1. La religión  bíblica es la religión del pacto.

 

2. Un  pacto bíblico exige un juramento de maldición propia.

 

3. Solo tres instituciones tienen  el derecho otorgado por Dios para imponer tales juramentos: el gobierno de la familia,  el gobierno de la iglesia, y el gobierno civil.

 

4. El pacto bíblico tiene cinco elementos.

 

5. La trascendencia / inminencia, dice que Dios este sobre su creación,  pero al mismo tiempo El está presente en ella.

 

6. La jerarquía / autoridad dice que todas las instituciones  humanas  son  jerárquicas,  y nosotros debemos colocarla  bajo Dios y bajo sus Leyes.

 

7.  La  ley / dominio, dice- que  ejercemos  el dominio  al  obedecer  los requisitos  éticos  de Dios.

 

8. Juicio / juramento,  dice que Dios es el juez final y el juez continuo.

 

9. La  herencia / continuidad dice que Dios pasará la herencia legal a los herederos fieles al pacto: a los herederos de Cristo, no a los de Adán.

 

10. El pacto de Satanás  imita al de Dios.

 

11. Satanás  no es inminente (omnipresente) ni trascendente  (omnipotente).

 

12. Esto significa  que él tiene que compensar por esta  falla concentrando su poder en su jerarquía.

 

13. El usa la magia o el poder, y no las éticas, como  herramientas  de  dominio.

 

14. Los comunistas y los tiranos imitan a Dios, el juez final, al adoptar  técnicas  de tortura y terror como normas sociales.

 

15.  Dios aborta  prematuramente los reinos terrenales de Satanás,  y El transfiere la herencia de ellos a Su pueblo.

 

16. El dominio viene por el pacto.

 

17. El poder  también  viene por  el pacto.

 

18. La pregunta es: ¿De quien es el pacto?

 

Comments