Primera Parte - ESQUEMAS BÍBLICOS

___ Primera Parte ___

 

­ESQUEMAS BÍBLICOS

 

­El progreso social proviene de la acumulación y Inutilización de la riqueza. En una economía libre, la riqueza resulta como consecuencia del trabajo y la frugalidad—Q sea, del carácter. Con frecuencia se acumula capital por medio de una herencia, un derecho dado por Dios que se enfatiza fuertemente en la Biblia. Según Proverbios 13:22, "El bueno dejará herederos a los hijos de sus hijos: pero la riqueza del pecador está guardada para el justo." La herencia hace posible la acumulación no solo de la riqueza dentro de la familia sino también del poder social.

 

El poder es ineludible en cualquier orden social: o puede concentrarse en el Estado, o se puede permitirle prosperar doquiera la habilidad lo haga surgir entre la gente. Esta riqueza descentralizada conlleva un poder descentralizado e independiente. En vez de una concentración del poder en el Estado, hay una descentralización de poder que fluye de acuerdo a las metas variables e independientes.

­

De nuevo, en una economía libre, la propiedad se libera de las limitaciones del Estado porque está bajo las limitaciones de la familia y de una comunidad religiosamente inspirada. Según la ley bíblica, no hay impuesto a la renta, lo que significa una forma de seguro social básica e inalienable para la familia y la propiedad. La seguridad del hombre en cuanto a su propiedad, y su herencia, significa la estabilidad de un orden social que produce el progreso.

­

R. J. Rushdoony1

 

­1. Rushdoony, Politics of Guilt and Pity (Fairfax, VA: Thoburn Press [1970] 1978), pp. 236-37.

 

Comments