82. LA TRANSUSTANCIACIÓN

Capitulo 82 LA TRANSUSTANCIACIÓN

 

LAS GRANDE DOCTRINAS DE LA BIBLIA

por R. C. Sproul

Traductora: Marcela Robaína

 

82 LA TRANSUSTANCIACIÓN

 

No hay un momento más solemne o sagrado en la vida de la iglesia que la celebración de la Cena del Señor. Se la llama también la Eucaristía porque durante esta comida tiene lugar un encuentro especial entre Jesús y su pueblo. En ese momento Jesús está presente con nosotros de una manera singular.

 

La pregunta es: ¿Cómo puede Cristo estar presente con nosotros en la Cena del Señor? Esta pregunta ha sido motivo de controversia sin fin entre los cristianos. No solo ha sido una cuestión de contienda entre el protestantismo y el catolicismo romano, sino que también ha sido una arena de conflicto que los líderes de la Reforma - Lutero, Calvino, y Zuinglio - no pudieron resolver entre ellos.

 

La Iglesia Romana Católica enseña la doctrina de la transustanciación. La transustanciación significa que durante la misa tiene lugar un milagro por el cual la sustancia de los elementos ordinarios del pan y del vino se convierte en la sustancia del cuerpo y la sangre de Cristo. Para los sentidos humanos, el pan y el vino no exhiben ningún cambio perceptible. Pero los católicos creen que aunque los elementos todavía se asemejan al pan y al vino, que saben como el pan y el vino, que huelen como el pan y el vino, etc., se convierten realmente en la carne y la sangre de Cristo.

 

Para entender este milagro se requiere que conozcamos algo sobre la filosofía de Aristóteles. Aristóteles enseñó, para expresarlo en términos sencillos, que cada objeto (entidad) se compone de sustancia y accidentes. La sustancia es la esencia más profunda, "la materia prima" de algo. Los accidentes se refieren a la apariencia exterior, externa, o superficial de un objeto. Se refieren a las cualidades de un objeto que vemos, sentimos, olemos y saboreamos.

 

Para Aristóteles había siempre una relación inseparable entre un objeto y sus accidentes. Un olmo, por ejemplo, tiene siempre la sustancia y los accidentes de ser un olmo. Para que algo tuviera la sustancia de una cosa y los accidentes de otra cosa sería necesario un milagro.

 

Sustancia = Esencia

Accidentes = Cualidades externas perceptibles

 

Este es el milagro de la transustanciación. Los elementos del pan y del vino se convierten en la sustancia del cuerpo y la sangre de Cristo. Mientras tanto, los accidentes del pan y del vino permanecen. Por lo tanto, en la misa tenemos la sustancia del cuerpo y la sangre de Cristo sin los accidentes del cuerpo y la sangre, y los accidentes del pan y del vino sin la sustancia del pan y del vino.

 

Antes que el milagro tenga lugar, tenemos la sustancia y los accidentes del pan y del vino.

 

Pan y Vino = Sustancia y accidentes

 

Después que el milagro tuvo lugar, tenemos la sustancia del cuerpo y la sangre de Cristo sin los accidentes del pan y del vino.

 

De mayor importancia que la controversia que rodea la transustanciación está la cuestión sobre la naturaleza humana de Jesús. El cuerpo y la sangre pertenecen a la humanidad de Jesús y no a su deidad. Como la misa se celebra en distintas partes del mundo al mismo tiempo, la cuestión es, ¿Cómo puede la naturaleza humana de Jesús (el cuerpo y la sangre) estar en más de un lugar al mismo tiempo? La potestad de ser omnipresente, de estar igualmente presente en todos lados, es un atributo de la deidad, no de la humanidad. Para que fuera posible que la naturaleza humana de Jesús se extiendiese por todo el mundo se requeriría la deificación de la naturaleza humana. Tanto Lutero como la Iglesia Romana Católica enseñaron que la naturaleza divina de Cristo (que tiene los atributos de la omnipresencia) comunica este poder a la naturaleza humana para que la naturaleza humana, aunque normalmente localizada, pueda estar presente en más de un lugar al mismo tiempo.

 

Sustancia = Cuerpo y Sangre de Cristo

Accidentes = Pan y vino

 

Pero para Calvino y para otros, esta idea de la comunicación de los atributos divinos a la naturaleza humana era considerada una violación del Concilio de Calcedonia (451 d.C), que había afirmado que las dos naturalezas de Cristo, su humanidad y su divinidad, estaban unidas de manera de ser sin confusión, sin mutación, sin división y sin separación, cada naturaleza conservando sus propios atributos. Entonces, para Calvino como para la mayoría de los pensadores de la Reforma, la transustanciación manifestaba una forma de herejía.

 

Resumen

1. La transustanciación significa que, durante la misa, el pan y el vino se transforman milagrosamente en el cuerpo y la sangre de Cristo, mientras que se aparecen a los sentidos

como pan y vino.

2. La sustancia se refiere a la esencia de una cosa, mientras que los accidentes se refieren a las cualidades externas perceptibles.

3. La transustanciación requiere que se faculte a la naturaleza humana de Cristo con el poder de los atributos divinos, para que su cuerpo y su sangre puedan estar en más de un lugar al mismo tiempo.

4. Calvino rechazó la transustanciación como una violación del Concilio de Calcedonia.

 

Pasajes bíblicos para la reflexión

Mk. 14:22-25

1 Cor. 11:23-26

 

Comments