49. LOS DEMONIOS

Capitulo 49 LOS DEMONIOS

 

 

LAS GRANDE DOCTRINAS DE LA BIBLIA

por R. C. Sproul

Traductora: Marcela Robaína

 

49 LOS DEMONIOS

 

Los demonios son seres sobrenaturales que sirven a Satanás. Como Satanás, también fueron ángeles. Se unieron con Satanás en su rebelión y fueron echados del cielo junto con él. Cuando se los menciona en la Escritura, es principalmente con respecto a la posesión demoníaca de los seres humanos.

 

El apóstol Pablo señala que mientras los dioses idolátricos adorados por los paganos no existen en realidad, los demonios sí existen, instigando y propagando dicha adoración pagana. Quienes participan de dichos ritos paganos en realidad están ofreciendo su adoración a los demonios y están operando bajo las directivas demoníacas.

 

El Nuevo Testamento nos revela varias características de los demonios. Suelen estar asociados con algún tipo de deficiencia física o mental, como la ceguera o el inf1igirse daño a sí mismos. Los demonios con frecuencia reconocieron a Cristo como el Santo de Dios. Le temieron y se sujetaron a la autoridad de Jesús. Además, los demonios tenían un conocimiento superior o sobrenatural, una fuerza superior, y la capacidad de predecir el futuro.

 

La Reforma reaccionó con firmeza contra el exceso de prácticas y supersticiones que rodeaban a los demonios en la Edad Media. Hacia fines del siglo dieciséis, la práctica de exorcizar demonios había sido abolida dentro de la Iglesia Luterana.

 

Si bien los demonios todavía continúan actuando, el nivel y la severidad de su actividad como están expresadas en el Nuevo Testamento son propias de ese tiempo. Era la "plenitud del tiempo", la última gran defensa de este mundo contra el Redentor de la humanidad. Satanás, por decirlo de algún modo, tiró la casa por la ventana. Con la resurrección y la venida del Espíritu Santo en Pentecostés, el reino de Satanás, y sus camaradas los demonios, se vio severamente restringido. Sin embargo, tanto Pablo como Juan les advierten a los creyentes que en los tiempos postreros las actividades de Satanás y sus demonios se habrían de incrementar.

 

Si tomamos lo que nos dice la Biblia en serio, debemos tomar en serio también al mundo de los demonios. No puede haber una teología bíblica sin su correspondiente demonología.

 

Aunque los demonios son reales y poderosos, no hay ningún motivo para creer que pudieran llegar a poseer a un cristiano. Podremos ser acosados, tentados, o acusados por los demonios, pero nunca nos podrán controlar. Todos los cristianos tienen al Espíritu Santo morando dentro de sí. Su presencia les garantiza el estar libre de la posesión de los demonios. El Espíritu Santo es más poderoso que cualquier demonio que pueda atacarnos.

 

Resumen

 

l. Los demonios son ángeles caídos que están bajo el dominio de Satanás.

2. Los demonios aparecieron con fuerza inusitada cuando Jesús estuvo sobre esta tierra.

3. Los cristianos no pueden ser poseídos por los demonios.

 

Pasajes bíblicos para la reflexión

 

Mk. 1:21-28

Lk. 10:17-20

Lk. 11:14-26

1 Cor. 10:14-24

1 Jn. 4:1-6

Comments