El Credo de la Reconstrucción Cristiana - Andrew Sandlin

 

El Credo de la Reconstrucción Cristiana

 Por

 Rev. Andrew Sandlin

 
 
 
 
Un Reedificador Cristiano es un Calvinista. Se adhiere al Cristianismo histórico, ortodoxo, universal y a las grandes Confesiones Reformadas. Cree que Dios, no el hombre, es el centro del universo – y aún más; Dios, no el hombre, es quien está en control de todo cuanto ocurre u ocurra; Dios, y no el hombre, es quien debe ser agradado y obedecido. Cree que Dios salva a los pecadores – Él no les ayuda a salvarse a sí mismos. Un Reedificador Cristiano cree que la Fe debiese ser aplicada a todas las áreas de la vida, no solamente al aspecto "espiritual". Se aplica a las artes, la educación, la tecnología y a la política no menos que a la Iglesia, la oración, el evangelismo y el estudio Bíblico.

 

        Un Reedificador Cristiano es un Teonomista. Teonomía significa la "Ley de Dios". Un Reedificador Cristiano cree que la Ley de Dios se encuentra en la Biblia. No ha sido abolida como el estándar de lo que es justo y correcto. Ya no acusa más al Cristiano, puesto que Cristo llevó su penalidad en la cruz por él. Pero la Ley es la declaración del carácter santo y justo de Dios. No puede cambiar más de lo que Dios mismo pueda cambiar. La Ley de Dios se usa para tres propósitos principales: Primero, para dirigir al pecador a confiar solamente en Cristo, el único perfecto guardador de la Ley. Segundo, para proveer un estándar de obediencia para el Cristiano por el cual él pueda juzgar su progreso en la santificación. Y tercero, para mantener el orden en la sociedad, refrenar y contener el mal civil.

 

        Un Reedificador Cristiano es un Presuposicionalista. No trata de "probar" que Dios existe o de que la Biblia es verdad. Se adhiere a la Fe porque así lo estipula la Biblia, no porque él pueda "probarlo". No trata de convencer al inconverso de que el evangelio es verdad. Ellos ya saben que es verdad cuando lo escuchan. Ellos necesitan arrepentimiento, no evidencias. Por supuesto que el Reedificador Cristiano cree que hay evidencias para la Fe – de hecho no existen más que evidencias para la Fe. Sin embargo, el problema para el no converso no es falta de evidencia, sino falta de sumisión. El Reedificador Cristiano comienza y termina con la Biblia. No defiende la "teología natural" u otras invenciones diseñadas para encontrar algún acuerdo con la humanidad apóstata y quebrantadora del pacto.

 

        Un Reedificador Cristiano es un Post-milenialista. Cree que Cristo regresará a la tierra sólo después de que el Espíritu Santo haya capacitado a la Iglesia para impulsar, hacer avanzar, el reino de Cristo en el tiempo y en la historia. Tiene fe de que los propósitos de Dios para traer todas las naciones a la sujeción a Cristo – aún cuando esto no signifique todos los miembros individuales de esas naciones –no pueden fallar. El Reedificador Cristiano no es un utopista. No cree que el Reino avanzará rápida o indoloramente. Sabe que entramos en el Reino a través de mucha tribulación. Sabe que los Cristianos estamos en una lucha de resistencia y no de velocidad. Cree que la Iglesia puede estar aún en su infancia. Pero cree que la Fe triunfará. Bajo el poder del Espíritu Santo no puede sino triunfar.

 

        Un Reedificador Cristiano es un Dominionista. Toma seriamente los mandamientos Bíblicos para tomar el dominio piadoso en la tierra. Esta es la meta del evangelio y de la Gran Comisión. El Reedificador Cristiano cree que la tierra y toda su plenitud son del Señor – que toda área dominada por el pecado debe ser "reedificada" en términos de la Biblia. Esto incluye, primero, el individuo; segundo, la familia; tercero, la Iglesia; y cuarto, la sociedad en el sentido más amplio del término, incluyendo al estado. Por lo tanto, el Reedificador Cristiano cree fervientemente en la civilización Cristiana. Firmemente cree en la separación de la Iglesia y el Estado, pero no en la separación del estado – o de cualquier otra cosa – de Dios. No es un revolucionario; no cree en el derrocamiento forzoso ni militar de ningún gobierno humano. Tiene armas infinitamente más poderosas que rifles y bombas – tiene al invencible Espíritu de Dios, la infalible Palabra de Dios y el incomparable Evangelio de Dios, ninguno de los cuales puede fallar.

        Impulsa los derechos reales del Señor Jesucristo en todas las esferas, esperando el triunfo eventual. 

Ċ
Tom Rach,
5 oct. 2010 17:34