Culturalmente Dejado Atras

Culturalmente Dejados Atrás Por Gary North

Acabo de ver un avance en video cinta de una nueva película que será lanzada el próximo 2 de Febrero: "Dejados Atrás". Lo mejor que puedo decir con respecto a ella es esto:

"¡Dos pulgares cortados!" (Véase
Judges 1:6).

"Dejados Atrás" está basada en una aventura fundamentalista de publicación sorprendentemente exitosa, una serie de novelas conocidas colectivamente como Dejados Atrás. En el momento del último conteo existían ocho volúmenes en la serie. Esta serie ha generado ventas que totalizan aproximadamente un cuarto de billón de dólares en sólo cinco años. Mucho dinero. Gran audiencia. Grandes esperanzas para un pequeño productor de películas.

Uno de los co-autores de este serie es el Rev. Tim LaHaye, esposo de Beverly LaHaye, quien dirige la organización Cristiana activista, Mujeres Interesadas de Estados Unidos.

La serie tiene como premisa una concepción teológica, a saber, que el Capítulo 13 del Evangelio de Mateo no debe ser tomado literalmente. Este es el pasaje, más que cualquier otro en el Nuevo Testamento, que trata con el tema del Reino de Dios en la historia. Contiene muchas de las parábolas de Jesús, incluyendo la que trata con la cizaña y el trigo. Esta es la parábola en la que los trabajadores del campo vienen ante el dueño del campo y le dicen que un enemigo ha sembrado el campo de trigo con cizaña - un cultivo que no vale la pena. ¿Deberían ellos arrancar la cizaña?


"El les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo. 30 Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero" (
Mat. 13:29-30).

Los discípulos de Jesús se le acercaron después que la multitud se hubo retirado, y le preguntaron lo que significaba esta parábola.


"Respondiendo él, les dijo: El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre. El campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo. El enemigo que la sembró es el diablo; la siega es el fin del siglo; y los segadores son los ángeles. De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, así será en el fin de este siglo. Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes. Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oir, oiga" (Mat. 13:37-43
).

Jesús fue totalmente claro: no habrá separación colectiva entre pecadores y santos en la historia. Sólo al final del tiempo tendrá lugar la separación corporativa: ovejas y cabritos, trigo y cizaña, salvos y perdidos, guardadores del pacto y quebrantadores del pacto. Hasta entonces la separación permanece confesional e institucional, no física ni corporativa.

Hasta 1830 la Iglesia Cristiana enseñó universalmente esta doctrina de la no-separación en el tiempo. En 1830 una minúscula secta Inglesa Protestante conocida como los Irvingitas proclamaron una nueva doctrina. La Iglesia escapará la tribulación futura profetizada al ser removida de la historia. La Iglesia será introducida en el cielo en un evento al que la gente se refiere hoy como "el Rapto".

Es adecuado mencionar aquí dos observaciones preliminares. Primero, la palabra "rapto" no aparece ni en el Nuevo Testamento Griego ni en la Biblia King James. Segundo, con respecto a la doctrina de la Gran Tribulación, segmentos significativos de la Iglesia la han entendido como refiriéndose al ejército de la Roma imperial incendiando el Templo y saqueando la ciudad de Jerusalén en el año 70 D.C. (Véase el libro de David Chilton, La Gran Tribulación).

La idea de los Irvingitas fue adoptada inmediatamente por John Nelson Darby, un líder de una pequeña secta Británica conocida como los Hermanos de Plymouth. Darby trajo esta doctrina a los Estados Unidos. Décadas después, en los 1880's, finalmente comenzó a difundirse entre los fundamentalistas Norteamericanos, especialmente aquellos que estaban molestos por la aparición de lo que pronto llegó a ser conocido como el Evangelio Social, que identificaba al Reino de Dios con el movimiento Progresivo. Los defensores del Evangelio Social secularizaron el antiguo postmilenialismo de los Puritanos y de los Presbiterianos Americanos, concluyendo que el Estado intervencionista progresivamente manifestará el aspecto político del reino de Dios en la historia.

Los fundamentalistas rechazaron tal noción, pero ofrecieron en su lugar la doctrina Irving-Darby: el Rapto pre-tribulacional y pre-milenial. El Rapto ocurrirá 1007 años antes del juicio final, siete años antes del retorno corporal de Jesús para establecer una burocracia Cristiana internacional para dirigir el mundo. Esta era de mil años será conocido como el reino milenial de Dios. Así que Jesús regresará pre-milenialmente.

Lo que era nuevo en este esbozo premilenial era la doctrina de que Cristo removería la Iglesia del mundo 3.5 años antes del período de la gran tribulación, el cual durará otros 3.5 años. Siete años después del Rapto Él retornará para establecer Su reino terrenal. El premilenialismo tradicional, el cual tiene una larga historia, había enseñado previamente que Cristo retornaría después de la gran tribulación de Su Iglesia. No habría ningún período en la historia en el que no habría continuidad para Su Iglesia.

Así que Jesús vendrá secretamente para raptar a su iglesia y llevarla al cielo. Luego el anticristo establecerá un gobierno internacional para regir el mundo. Tres años y medio después del Rapto el ejército del anticristo rodeará a Jerusalén y matará (aproximadamente) a dos terceras partes de los Judíos. (Hay tres grandes problemas estadísticos con esta profecía: La ciudad de New York, el Oeste de Los Angeles, y Miami Beach).

Una razón sicológica importante por la cual los fundamentalistas Norteamericanos apoyan al Estado de Israel es esta: la doctrina del Rapto pre-tribulacionista enseña que la futura persecución de los santos será la persecución de los Judíos en Israel, no de Cristianos. Para entonces los Cristianos ya habrán volado de la jaula. (He discutido esta motivación en un ensayo anterior - La Razón no publicitada tras el respaldo Norteamericano fundamentalista al Estado de Israel).

"Dejados Atrás" se basa en la doctrina del Rapto de Darby. Identifica a los chicos malos - los funcionarios de los bancos centrales y las Naciones Unidas (¡muy difícil argumentar contra eso!) - y los chicos buenos: Cristianos irrelevantes, quienes se marchan de la película más bien muy temprano, dejando atrás pilas vacías de ropa. Esto les deja a los desorientados no-Cristianos la tarea de cargar con el peso dramático de la película. Pero sin la Unión Soviética o Saddam Hussein, y con demasiadas naciones en la Unión Europea para que encajen con la profecía fundamentalista tradicional de la alianza de diez naciones contra Israel, el guionista se vio forzado a exprimir mucho drama a partir de esta realidad.

Una Trompeta Enmudecida


La primera escena de la película después que el Rapto ha ocurrido sucede en un vuelo aereo trasatlántico. Una dama le pide a la azafata el favor de buscar a su marido. "Creo que está desnudo". Ella señala a una pila de ropa en el asiento contiguo a ella. La dama es de bastante edad. Así que, presumiblemente, es su marido de quien está hablando. (Después de todo esta es una película familiar). Pero hay otros en el avión que también han desaparecido. ¿Dónde están? ¡Se han ido! En vuelos que se encuentran en pleno cielo, se han ido. El resto de las personas en la película han sido... ¡dejados atrás!

Nadie sabe porqué. En la película es un gran misterio, hasta un asunto de seguridad nacional. La película gasta los siguientes treinta minutos con personajes que van de allá para acá diciendo, "¿Adónde se fueron?"

El problema aquí, tanto para el guionista como para los teólogos fundamentalistas, es la trompeta. Se nos dice después en la película que el Nuevo Testamento dice esto:

"Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor". (
1 Thess. 4:16-17).

En otra epístola Pablo escribió: "en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados" (
1 Cor. 15:52
). La trompeta es prominente en ambos pasajes. Esto es así porque ambos pasajes se refieren al mismo evento: el fin de la historia (el verdadero, no el de Francis Fukuyama) y el juicio final.

Así que, ¿por qué nadie en la película oyó la trompeta? Porque la película es acerca del Rapto secreto. Así es como los fundamentalistas llaman a este hipotético acontecimiento futuro: el Rapto secreto. Todos los Cristianos de la tierra desaparecerán en un abrir y cerrar de ojos, dejando atrás montones de trajes fuera del perchero, pero nadie que haya sido dejado atrás habrá oído la trompeta. Ellos tendrán problemas formulando respuestas sobre qué es lo que ha ocurrido.

Le pregunto al guionista y a los teólogos: ¿Dónde estaba el sonido de esa poderosa trompeta? Cuando se trata del próximo evento cataclísmico escatológico de la historia, pregunto esto: Louis Armstrong, ¿dónde estás ahora que te necesitamos?

En la película el mundo sigue su curso. Todos los Cristianos se han ido, pero las aerolíneas todavía vuelan, las compañías de electricidad todavía están operando, los bancos permanecen abiertos, y la televisión todavía suena con estruendo. La única cosa que falta en la pantalla son Oprah y Montel entrevistando a familiares que hayan sido dejados atrás, y Rosie O'Donnell argumentando que esta tragedia nunca hubiera ocurrido si hubiesen habido leyes más efectivas de control de armas.

El sistema social completo todavía funciona. La infraestructura está intacta. ("Cuando escucho la palabra infraestructura comienzo a buscar mi arma" - Ruben Alvarado). El mundo solamente ha perdido a los verdaderos - en serio, auténticamente verdaderos - miembros de su más grande religión y todo todavía funciona simplemente bien. ¡No hay problema! Digo, aún las compañías de seguros están todavía en el negocio.

Supongo que la programación matutina televisiva dominical de predicadores locales y tele-evangelistas incluirá grabaciones de programas anteriores, pero la película deja esto como una pregunta abierta. Uno de los personajes dejados atrás es un pastor local fundamentalista, quien está muy, muy apesadumbrado.

Quisiera que todo esto fuera una parodia, pero no lo es. Esta película representa fiel y dramáticamente un concepto central del fundamentalismo Norteamericano: El Cristianismo es socialmente irrelevante.

En todos los campos los fundamentalistas ven hoy a los Cristianos como no ofreciendo nada de real importancia culturalmente hablando
. El mundo puede arreglárselas muy bien sin los Cristianos. En educación, ciencia, tecnología, las profesiones y el entretenimiento - sobre todo en el entretenimiento - los fundamentalistas asumen que los Cristianos son irrelevantes o marginales por decir lo menos, lo cual es necesariamente así. Esto se indica por su visión del intervalo de los siete años entre el Rapto y la Segunda Venida de Cristo para establecer Su reino terrenal burocrático. La ausencia de Cristianos no será notado después del Rapto porque apenas son notados hoy.

La única evidencia en la película de que la ausencia de Cristianos hará una diferencia visible es en el número de accidentes automovilísticos. Los carros perdieron el control cuando sus conductores recibieron la Gran Citatoria del cielo. Sin embargo, aún en este punto, el guionista no hace que nadie razone o diga algo pertinente al respecto. Es meramente implicado por una calle llena de carros hechos chatarra.

No ocurren desastres de aviación en la pantalla. ¿Por qué no? ¿Es porque el guionista asumió que los Cristianos no son lo suficientemente bien educados para ser pilotos? ¿O es esta película un sutil anuncio en favor de El Al Airlines?

Sí, estoy siendo sarcástico, pero por una razón. La doctrina del Rapto pre-milenial y pre-tribulacionista ha dejado una marca indeleble en el fundamentalismo culturalmente hablando por más de un siglo. ¿Qué Cristiano quiere pagar el precio del sacrificio personal que el ganar influencia requiere, cuando también espera que la Iglesia sea removida del mundo en un futuro cercano? Después de todo el anticristo heredará todo. Los quebrantadores del pacto se convertirán en los herederos del capital de los guardadores del pacto. ¿Por qué sacrificarse hoy para forjar una herencia para los enemigos de Dios?

La Biblia enseña que "El bueno dejará herederos a los hijos de sus hijos; Pero la riqueza del pecador está guardada para el justo" (
Prov. 13:22
). La doctrina del Rapto enseña que la riqueza del justo está guardada para el pecador. Así que, ¿porqué gastar el tiempo de toda una vida de esfuerzo por encima del promedio y de tomar riesgos con el propósito de forjar una herencia que será confiscada por los pecadores que sean dejados atrás?

Una radical orientación hacia el presente aflige al Protestante fundamentalista. En 1970 Edward Banfield identificó el origen primario de la cultura de la clase baja como residiendo en su orientación hacia el presente. (Mire la edición original de su libro, La Ciudad no Celestial.) No es el ingreso de una persona sino más bien su perspectiva del tiempo lo que identifica su posición de clase.
Los fundamentalistas, basados en esta definición, son la clase baja.

Una persona que no tiene fe en el futuro terrenal de su legado a largo plazo es poco probable que ahorre, que trabaje largas horas para edificar un negocio, hacer avanzar su educación, o haga cualquier otra cosa que involucre sacrificio a largo plazo, excepto quizás la misión al extranjero. Ludwig von Mises argumentó que la gente con alta preferencia por lo inmediato (baja orientación hacia el futuro) paga altas tasas de interés al tomar prestado dinero, y no ahorrará a menos que le ofrezcan altas tasas de interés por parte de los prestatarios. Dijo que las culturas que son sociedades con preferencia a lo inmediato experimentan baja formación de capital y por lo tanto experimentan también bajo crecimiento económico. Son reacios de pagar por ello. Obtienen aquello por lo cual pagan.

El resultado, artísticamente, es "Dejados Atrás
".

Conclusión


Finalizo este ensayo con un verso Bíblico. Debiese ser aplicado en más de un sentido.

"Y si la trompeta diere sonido incierto, ¿quién se preparará para la batalla?" (
1 Cor. 14:8).

Cultural, intelectual y políticamente, los fundamentalistas Norteamericanos han sido dejados atrás. Han hecho su mejor esfuerzo para dejar atrás nada de valor cultural. Están comprometidos teológicamente a la irrelevancia cultural como lo he explicado en el Capítulo 5 de mi libro, La Fiebre del Rapto. Culturalmente han sonado una trompeta incierta. Necesitan mucho más a Louis Armstrong, figurativamente hablando.

Enero 10, 2001

Gary North es el autor de una serie de once volúmenes, Un Comentario Económico de la Biblia. El volumen más reciente es Cooperación y Dominio: Un Comentario Económico de Romanos. La serie puede ser bajada libre de cargo en www.garynorth.com

 

Ċ
Tom Rach,
5 oct. 2010 17:07
Comments