Articulo 23 - La justificación de los pecadores

Artículo 23 - Confesion Belgica
 
Creemos, que nuestra bienaventuranza radica en el perdón de nuestros pecados por voluntad de Jesucristo, y que en esto está comprendida nuestra justicia ante Dios; como David y Pablo nos enseñan, declarando: que la bienaventuranza del hombre es que Dios le imputa la justicia sin las obras.
 
Y este mismo apóstol dice: siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús (Rom. 3 24).
 
Y por esto, nos asimos siempre a este fundamento, dando todo el honor a Dios, humillándonos y reconociéndonos tales cual somos, sin vanagloriarnos de nosotros mismos o de nuestros méritos, apoyándonos y descansando can sólo en la obediencia de Cristo crucificados, la cual es la nuestra propia si creemos en El.
 
Esta es suficiente para cubrir todas nuestras iniquidades, y darnos confianza, librando la conciencia de temor, asombro y espanto para llegar a Dios, sin hacer como nuestro primer padre Adán, quien, temblando, pretendía cubrirse con hojas de higuera.
 
Por cierto, si tuviéramos que comparecer ante Dios confiando en nosotros mismos o en cualquiera otra criatura por poco que ésta fuese , seríamos (por desgracia) consumidos.
 
Y por esto es por lo que cada uno debe decir con David: Oh Jehová,... no entren en juicio con tu siervo: porque no se justificará delante de ti ningún ser humano.

 

Heb. 11:7, 1 Jn. 2:1, Ef 2:8, 2 Cor 5:19; 1 Tim 2:6; Rom 4.6, Ez 36:22, 32, Dt. 27:26, Sant. 2:10; 1 Cor 4:4, Hch 4:12, Sof. 3:11, 12, Heb. 10:20, Gén. 3:7, Luc. 16:15; Sal. 18:27, Sal 143:2.

 

Comments