DESICIONES FINALES

 

DESICIONES FINALES

Capítulo 10

En realidad sólo queda una sola alternativa. Una vez que el consenso cristiano no existe pasa que un solo individuo o grupo sobrevendrá como élite para dar arbitrarios absolutos a la sociedad. No debemos creer que esto sea extremado a nuestro juicio, porque muchas personas, muchas clases diferentes de personas han propuesto sugerencias justo en esta dirección. Dicen que esto es lo que debe aparecer en nuestra sociedad actual, ahora que el consenso cristiano no existe. Un hombre destacado dijo esto hace bastante tiempo; se trata de Jhon Kenet, quien sugirió que los intelectuales, y en especial el mundo académico y también los científicos más el gobierno, propor-cionarían tal élite.

Robert T. Walls, en la II Asamblea General de la Sociedad Futura del Mundo, en junio de 1975, dijo: (cita) «Es inútil negar la necesidad de cualquier tipo de élite competente» (Fin del África)

Daniel Boll, que es uno de los grandes pensadores de este momento particular de la historia, ha escrito un libro titulado «LA VENIDA DE LA SOCIEDAD POST.INDUSTRIAL». En él dice que el gobierno y el comercio se volvieron tan técnicos, que los tecnócratas se deben volver una élite para prevalecer, dice que esto es lo que va a pasar si continuamos en línea recta desde donde estamos ahora, pero en él advierte con mucha astucia también, que la falta absoluta de un sistema de creencia moral arraigado, es la contradicción cultural de la sociedad, el reto más grande a su supervivencia ¿qué es lo que significa esto? Significa que, en esta sociedad de que hablo es solo, yo diría, una especie de élite de una clase u otra, de la que todos estos hombres -y muchos pensadores- están hablando hoy día. Lo que se preguntan es, ¿cómo van a generar el deseado absoluto? ¿cómo van a generar el deseado significado? ¿cómo van a generar la deseada ética?. En otras palabras, se resume lo que él dice tan brillantemente, en que en una sociedad tal, no existe una absoluta ética que acompañe al poder absoluto, y es exacto, es lo que nos aguarda en ese punto de una arbitraria élite tomando el poder y proporcionando absolutos arbitrarios a la comu-nidad.

El humanismo no ha encontrado cómo va a resolver el problema de la moral, la ética y los valo-res. La teoría utópica y romántica de los otros condujo a la violencia de la revolución francesa y a la guillotina.

Cuando empezamos a discutir sobre una élite autoritaria, por favor no crean que es el modelo de Hitler o Stalin, perdería la imagen por completo. Lo que estamos viendo es algo mucho más sutil, por lo que ni Hitler ni Stalin podrían ser el modelo nunca, sino que lo más probable es que vaya a ser una manipuladora y autoritaria élite. En verdad, una manipuladora y autoritaria élite.

En el episodio VI, como podemos recordar, ya al final de él en lo concerniente a la ciencia, mos-tramos varias de las sugeridas formas de manipulación que habían sido dadas por varias personas, algunas de las cuales ya están en plena práctica. Hablamos de los informes de prensa, de las sugerencias del Dr. Artur Kesfler sobre los agentes químicos para aislar al hombre de la agresión. La sugerencia del Dr. Clanty de emplear anti-conceptivos en los abastecimientos de agua del mundo. La sugerencia del Dr. Clark de que todos los líderes políticos ingirieran píldoras antiágresi-vas, la del Dr. Lee de que todos los funcionarios públicos deberían someterse a exámenes psicoló-gicos y, desde luego, la idea de Skinner de usar fortalecedores para modificar el comportamiento humano.

Hay una sugerencia que la tratamos entonces y que, en realidad, va a ser cada vez más impor-tante en el futuro y es el problema de la ingeniería genética. Cita:

«Varios científicos, entre ellos los que descubrieron el Código DNA han hablado enérgicamente a favor de la ingeniería genética».

«Algunos grupos de gente deben decidir que algunas personas deben tener más hijos y otras menos. Hay que decidir quién debe nacer».

Esto es sólo parte de la hilera, porque leyendo el libro cuidadosamente, descubre uno el llama-do a un grupo de personas -y no los llama «elite», pero sin duda va a ser la élite- que determinará qué clase de personas queremos genéticamente en el futuro. Y, entonces, lo planearán genética-

Pagina 46

mente para crearlas. Muchos de los descubrimientos técnicos ya se han hecho.

Cuando las persona pensaban, sin duda, que el hombre estaba hecho a la imagen de Dios, exis-tía una buena base para la humanidad, pero cuando esto desaparece -como está desapareciendo con la falta de consenso cristiano- no hay razón, una vez que el hombre es considerado como una máquina y no cualitativamente diferente de las no-personas, no hay razón para que no nos apañemos. Y, es más, Francis Kliker en este artículo usa el verbo «apañar», «no hay razón para que no se les apaña genéticamente, y no hay razón para no manipularlos, y no hay razón para no controlarlos. Y, claro, hay que pensar en las posibilidades manipuladoras de la televisión».

(A continuación unas escenas de violencia).Preparamos esta escena. La filmamos para demos-trar que la televisión cuenta cualquier historia que quiere contar. En ambas versiones la acción fue la misma y los actores hicieron exactamente lo mismo, sin embargo la cámara fue colocada en otro ángulo. El editor la editó en forma diferente. Seriamos ingenuos si no nos dieramos cuenta de que lo que vimos es un símbolo de lo editado. Pero la naturaleza de la televisión es tal que la vemos con nuestros propios ojos y, naturalmente, la vemos como si fuera verdad objetiva. Para muchos lo que ven en televisión es más evidente que lo que ven con sus ojos en el mundo exterior.

Enfatizaré que es siempre injusto decir que la televisión hace esto o la prensa hace lo otro. Hay siempre individuos o algunas publicaciones, por ejemplo, que no están incluídas en la generaliza-ción. Los medios de comunicación pueden ser usados por un autoritario y manipulador gobierno o por una élite.

La élite proporciona arbitrarios absolutos y -no sólo la televisión- todos los medios de comuni-cación pueden usarse para la manipulación. El complot o la conspiración no son necesarios. Pero ¿qué se necesita? Que las personas en los puestos de influencia y aquellos que decidan qué es la noticia, tengan en común los resultados modernos del humanismo, el concepto moderno del mundo que hemos estado discutiendo a través de esta serie.

Cuando la perspectiva, el concepto del mundo que tiene la élite, coincida con varios de los portadores de noticias que influyen en el ser humano, entonces -ya sea consciente o inconscien-temente- los medios se vuelven el instrumento de manipulación.

Ahora, todas estas disposiciones y manipuladoras técnicas ¿qué significan en nuestras naciones? No estoy diciendo en países comunistas, no, sino en nuestras naciones. Habrán personas que se sentirán incómodas con este creciente control, creciente manipulación. Pero hay un dilema, uno muy serio, muy profundo. El dilema es que muchas de las personas que abogaron por las liberta-des civiles, también se encuentran sometidas al hecho de que el gobierno tiene la responsabilidad de resolver todos los problemas. Hay una tensión natural, una tensión en estos conceptos, ya que creen en ambas cosas. Ahora, al incrementarse las tensiones y estas se acrecienten abrumadora-mente con el tiempo ¿dónde nos vamos a detener? Es seguro que si el hombre posee sólo los valores básicos de «paz personal y afluencia» en un cierto punto su intranquilidad se verá total-mente sumergida.

El consenso cristiano nos brindó esas tremendas libertades, claro que -como hemos dicho va-rias veces- el mensaje cristiano básico es que un individuo puede estar bien con Dios sólo sobre la base de la obra de Cristo en sí. Eso es todo lo que necesita, y el elemento humanista no tiene que ver con ello. Pero lleva consigo, claro, muchas cosas, muchas cosas secundarias, y fue una cosa secundaria esa tremenda gama de libertades de que hemos estado hablando, de libertad que no nos condujo al caos. Pero escuchen:

¿Se dan cuenta de que si se pueden tener estas libertades titánicas que no nos conducen al caos, es debido a que el consenso cristiano las proveyó de forma? Si desaparece ese consenso cristiano como forma, si desaparecen todas estas maravillas que hemos heredado del consenso cristiano, entonces las meras libertades se convierten en los martillazos que destruyen todo y nos conducen por completo al caos. En otras palabras, lo bueno se convierte en lo pobre, una vez que el consenso cristiano, la forma, ha desaparecido. Bien, es eso exactamente lo que ha ocurrido.

Los Estados Unidos

Hablaremos ahora de los Estados Unidos, aunque podría escoger otras naciones del mundo. Escojo los Estados Unidos.

¿De qué fuente puede provenir la manipulación, el autoritarismo del gobierno? Muchas perso-

Pagina 47

nas piensan de inmediato en el ala administrativa del presidente, con demasiado poder. Pero el ala administrativa no es el único punto donde fijar la mirada. Es cierto que es difícil creer que el ala del congreso pueda traer consigo un gobierno tan autoritario, pero no es impensable. Un funcionario público trabajando en el puesto más alto en los Estados Unidos, dijo algo muy sabio. Lo que dijo es lo que citaré:

«La dictadura legislativa no es mejor que la tiranía ejecutiva»

Y no se equivocó al decirlo. La cuestión no es de qué ala del gobierno proviene la parte autorita-tiva y manipuladora. No es eso. El problema es que está por llegar, el hecho es que el riesgo se avecina.

Ahora hablaremos de lo que es el PUNTO PRINCIPAL.

Por leyes sociológicas variables los tribunales que generan leyes no deben ser descartados co-mo fuente del punto a partir, del cual el gobierno manipulador y autoritario provendría. Alguien ha usado el término de «judiciatura imperial»; es un término muy apropiado en nuestro mundo de hoy. No se olvide de que al discutir el procedimiento del autoritarismo de un gobierno las palabras derecha e izquierda en realidad pierden su significado de cierta manera. Y no estoy diciendo que no tengan un significado, pero deben ver algo más profundo que eso, y es que la derecha y la izquierda son sólo dos caminos que conducen al mismo fin. El problema no es escoger entre uno y otro, el problema está en un punto más crucial. Hablo de la élite.

El autoritarismo en sí, sintiendo el vacío que se ha formado por la falta de consenso cristiano, sintiendo ese vacío, y forzando en cierta forma a la sociedad para que no vaya esta al caos. Este es el problema con la mayoría de las personas jóvenes y viejos sometidos a la apatía, y la mayoría de las poblaciones de varias naciones sometidas a los valores de la «paz personal y la afluencia». Creen que serían capaces de levantarse en contra de tal tendencia, en tanto se les prometa esa afluencia y paz personal. ¿No creen que dejarían su posición mejor o se olvidarían de sus liberta-des, paso por paso, uno tras otro, en tanto tengan su ilusión, aunque sólo fuera eso, de la «paz personal y la afluencia».

Las ideas humanistas débiles no han podido proporcionar una base que es necesaria. Vamos a recordar ¿qué es el humanismo?: Es el hombre que exige empezar autónomamente por él mismo, alejándose por completo de lo que Dios nos puede decir, y esta clase de humanismo no pudo proporcionar en el pasado, en el presente, ni lo hará en el futuro, una base bastante fuerte. Hablo de la sociedad que aun nos brinda libertades. No puede hacerlo.

Después, también en el primer episodio, ese puente que mencionamos, ese puente romano. Al estar yo en ese puente romano enfaticé que sobre estos pequeños puentes, tendidos sobre muchos ríos de Europa han pasado durante dos milenios de todo, vacas, mulas, caballos, carretas y multitud de personas, pero si un camión moderno pasará sobre él se derrumbaría, y es allí donde los ideales humanistas nos conducen. En tanto las presiones no existen, parece que dicen algo de verdad y algo bonito diría yo, pero al incrementarse las presiones es muy diferente la situación; y no hay que olvidar que las presiones se acrecientan cada vez más. Podríamos mencio-nar un cierto número, pensarán en otras muchas, pero las que yo voy a mencionar no son algo para el futuro, ya están sobre nosotros; y estas presiones aumentan mes tras mes, año tras año.

La primera es el dilema de la quiebra económica causada por lo que parece la imposibilidad de controlar la inflación. Los economistas del mundo hablan de este hecho, de que no hemos encon-trado una solución al control de la inflación, y de que si continuamos así conduciremos a una nación tras otra a la quiebra económica.

Podemos pensar en el terrorismo político y también en el indiscriminado, ya que está disemina-do por el mundo, esto acarrea una tremenda presión; tal vez, la más grande de todas es la amena-za de una guerra por parte de los países comunistas expansionistas hacia occidente. Y añadan a esto el miedo a una guerra atómica. Es una tremenda presión.

Luego tenemos la escasez de alimentos y otros recursos en el mundo, lo que trae consigo -el hecho es casi seguro- que haya una redistribución de la riqueza en el mundo y una redistribución del poder. Esta es una gran y tremenda presión, y cualquiera de estas presiones seguramente están aumentando. La gente con solo sus valores de paz personal y la afluencia renunciarán a lo que sea frente a estas presiones, en especial si en los días de nuestra vida -como en los días de Augusto, volviendo al imperio romano- las cosas pasan y los cambios se producen tratando de conservar las

Pagina 48

formas externas de la constitucionalidad. Al aumentar estas presiones el hombre moderno con su apatía y con su deseo de paz personal se derrumbará igual que aquel puente romano se derrumba-ría bajo el peso de un camión de diez toneladas. Ahí nos encontramos.

Ahora las alternativas. Bueno, en el flujo natural de las cosas, parece que solamente hay dos:

1) UN ORDEN IMPUESTO. Y nos entretuvimos bastante en este episodio, y también en otros episodios, viendo la posibilidad de este ORDEN IMPUESTO o, en el flujo natural de las cosas, solo hay otra alternativa.

2) AFIRMAR LA BASE. Y esta es que nuestra sociedad afirmará la base que nos proporcionó la forma y libertades, en primer lugar con el regreso a las revelaciones de Dios en la Biblia, ya que se ha revelado él mismo en Cristo. Esta fue la base que nos dio las formas y libertades y parece que estas fueron las únicas dos alternativas: ORDEN IMPUESTO o nuestra sociedad AFIRMANDO LA BASE que nos proporcionó forma y libertades en primera instancia.

Quisiera decir algo como advertencia y de inmediato: El cristianismo no puede ser aceptado como medio para un fin sociológico, no puede ser aceptado simplemente como un utilitarismo superior. El cristianismo es verdad y exige un compromiso con esa verdad. Significa que hay un Dios infinito que está ahí; y que ha creado todas las cosas -las cosas no son un producto del azar. Este infinito-personal Dios ha creado los cielos y la tierra y el continuo espacio-tiempo también. Significa la aceptación de Cristo como Salvador y Señor. Cuando lo aceptamos como Señor, significa que estamos viviendo bajo los absolutos, los absolutos morales que la Biblia nos da, aunque nos aparte como a los primeros cristianos de la cultura circundante.

En este punto hay moral, también hay valores y significado, y específicamente hay significado para el hombre. No hay que olvidar que lo que ha evolucionado aquí es la verdad; no una verdad que nos lleva hacia el área de la sin razón, sino una verdad que nos da unidad en todo conocimien-to y de todo en la vida. Entonces esta alternativa significa que a la gente que posee esta básica influencia en el consenso circundante no le importa el precio, tal como la iglesia primitiva de aquellos días del imperio romano hablaba sin tener en cuenta el precio. Significa que tenemos una responsabilidad ante Dios. Una vez que tenemos esta base, podemos influenciar a la sociedad a través de su espectro y todo el espectro de la vida. Felizmente -y es importante meditar en ello- los cristianos no necesitan ser mayoría para así influenciar al consenso.

Hubo un judío que era cristiano y que escribió un libro a los romanos, por ahí, por el año sesen-ta. Había hablado previamente con los sabios en Grecia, cerca de la Acrópolis, en el monte de Marte. ¿Qué fue lo que le dijo a la gente de su generación? A la gente pensante dijo:

«Vuestro concepto del mundo no explica la existencia del universo con su forma, ni tampoco explica la unicidad del hombre. Su pensamiento no explica estas cosas y con todo rechaza, suprime, aquello que sí da una respuesta a ambos. A la existencia de un universo y su forma y a la unicidad del hombre». Voy a citar la carta que escribió:

«Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombre que detienen con injusticia la verdad. Porque aquello que se conoce es evidente en ellos».

Aquí, es está hablando de la singular masculinidad del hombre. El hombre es diferente del no-hombre:

«Porque lo que se conoce de Dios es evidente en ellos mismos, ya que Dios se los expuso cla-ramente. Ya que todo lo invisible en él desde la creación del mundo claramente se puede perci-bir por las cosas que él dio forma».

Aquí él esta hablando del universo y su forma:

«Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tiene excusa».

Dice que el universo y su forma, y la unicidad del hombre hablan sin conflicto, dando el mismo mensaje que la Biblia da con gran detalle.

Debemos decir al hombre humanista de hoy en día lo mismo que él dijo a los intelectuales de sus días. El hombre humanista exige el comienzo autónomo a partir de él, y no tiene la solución para la existencia del universo y su forma o para la unicidad del hombre.

El humanista rechaza la respuesta que en realidad da solución. Pero este Dios existe y no ha

Pagina 49

estado en silencio, ya que ha hablado en la Biblia y a través de Cristo.

Y como mensaje veraz dice que el hombre puede volver con libertad a Dios sobre la base de la obra de Cristo, pero trae consigo otras muchas cosas y puesto que esta serie de estudios está llegando a su final, lo importante es recordar siempre las titánicas libertades que se nos han dado. Porque estas libertades no nos conducen al caos, y esta es nuestra esperanza para el futuro, y nos queda esto o de lo contrario el orden impuesto. El hombre actúa sobre la base de lo que piensa.

El problema no son las cosas externas sino tener el correcto concepto del mundo y actuar de acuerdo con él, el concepto del mundo que da al hombre y a la mujer la verdad de lo que es.

Pagina 50  

Comments