Domingo 28

DOMINGO 28

 

75. Pregunta: ¿Cómo te asegura y confirma la Santa Cena que eres hecho participante de aquel único sacrificio de Cristo, ofrecido en la cruz, y de todos sus bienes?

 

Respuesta: Porque Cristo me ha mandado, y también a todos los fieles, comer de este pan partido y beber de esta copa en me moria suya, añadiendo esta promesa (a): Primero, que su cuerpo ha sido ofrecido y sacrificado por mí en la cruz, y su sangre derramada por mis pecados, tan cierto como que veo con mis ojos que el pan del Señor es partido para mí y que me es ofrecida la copa. Y Segundo, que El tan cierto alimenta mi alma para la vida eterna con su cuerpo crucificado y con su sangre derramada, como yo recibo con la boca corporal de la mano del ministro el pan y el vino, símbolos del cuerpo y de la sangre del Señor.

 

a. Mat. 26:26-28;  Mk. 14:22-24;  Lk. 22:19-20;   1 Cor. 10:16-17;  1 Cor. 11:23-25;  1 Cor. 12:13.

 

76. Pregunta: ¿Qué significa comer el cuerpo sacrificado de Cristo y beber su sangre derramada?

 

Respuesta: Significa, no sólo abrazar con firme confianza del alma toda la pasión y muerte de Cristo, y por este medio alcanzarla remisión de pecados y la vida eterna (a), sino unirse más y más a su santísimo cuerpo por el Espíritu Santo (b), el cual habita juntamente en Cristo y en nosotros de tal manera, que, aunque El esté en el cielo (c) y nosotros en la tierra, todavía somos carne de su carne y huesos de sus huesos (d), y que, de un mismo espíritu, (como todos los miembros del cuerpo por una sola alma ) somos vivificados y gobernados para siempre (e).

 

a. 1 Jn. 6:35, 40, 47;  Jn. 6:48,50-51;  Jn. 6:53-54.

b. Jn. 6:55-56.

c.  Col. 3:1;  Acts3:21; 1Cor.11:26.

d.  Eph. 5:29-30;  Eph. 3:16; 1Cor. 6:15;  1 Jn. 3:24; 1 Jn. 4:13.

e.   Jn. 6:57; 15:1-6;  Eph. 4:15-16.

 

77. Pregunta: ¿Dónde prometió Cristo, que tan ciertamente dará a los creyentes en comida y en bebida su cuerpo y sangre, como comen de este pan roto y beben de este vaso?

 

Respuesta: En la institución de la cena, cuyas palabras fueron (a): Nuestro Señor Jesucristo, la noche que fue entregado, tomó el pan, y habiendo dado gracias, lo partió y dijo: Tomad, comed, esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced en memoria de mí. Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la beberéis, en memoria de mí. Así, pues, todas las veces que comiereis este pan y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga (1Cor. 11:23-26).

 

a. Mat.26:26-28; Mk. 14:22-24; Lk.22:9, 20.

 

Pablo repite esta promesa cuando dice: La copa de bendición, que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo?, El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo?.  Siendo uno solo el pan, nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo: pues todos participamos de aquel mismo pan. (1 Cor. 10:16-17).

 

a.  Mat. 26:26-28;  Mk. 14:22-24;  Lk. 22:9, 20

 

Comments